“Aportes al debate”

Se echa de menos un discurso más contundente y coherente por los aspirantes presidenciales que permanecen en carrera.

30-07-2017

Pese a lo mucho que se adelantó la carrera presidencial, esta no ha sido una campaña donde abunden las propuesta programáticas o las ideas para el Chile de los próximos años. Se trata de una cuestión lamentable, más todavía cuando un aspecto central han sido las diferencias de diagnóstico y el cuestionamiento a las reformas implementadas en los últimos años.
El primero que se constituyó en una excepción a este ya usual rasgo de nuestros procesos electorales fue Ricardo Lagos, quien sistematizó la mayor parte de sus ideas, y las de sus colaboradores, en un documento que se tituló “Piensa en Chile, propuestas para conversar”.

Y aunque mucho de lo ahí contenido ha sido después incorporado y reiterado por otros candidatos, en general se echa de menos un discurso más contundente y coherente por los aspirantes que permanecen en carrera, y muy especialmente por aquellos dos que más posibilidades tienen de pasar a la segunda vuelta electoral: me refiero a Piñera y a Guillier. De hecho, su específica postura sobre temas tan significativos como el cambio al sistema de pensiones, la salud pública y privada, o la modernización del Estado, no parecen avanzar mucho más allá de las recriminaciones, las consignas o ambiguos titulares.

Es en ese contexto que creo deben valorarse los esfuerzos de distintas instituciones académicas, políticas y sociales -sumado al aporte individual de varios líderes de opinión- que en parte han suplido este déficit, poniendo sobre la mesa ideas novedosas y otras no tanto, las que pese a su recurrencia siguen siendo urgentes.

Y aunque la recomendación venga de cerca, es el caso, por ejemplo, de Espacio Público, una institución que acaba de publicar el documento “Hacia el Chile que queremos”, donde se sistematiza el trabajo de un amplio grupo de miembros y colaboradores que han venido trabajando hace meses con el propósito de hacer un aporte al debate político y social del país. En particular, se desarrollan 13 propuestas en áreas como salud, probidad, diversidad e inclusión, protección de consumidores, ciudad y transporte, y ordenamiento territorial y probidad.

Hay planteamientos novedosos, como un subsidio a la demanda en los estratos más bajos para disminuir la evasión en el transporte público. Otros que son la continuidad del trabajo que en la Comisión Engel hicieron varios de sus directores, como es el establecimiento de un fideicomiso diversificado y público para contar con una mejor herramienta frente a los conflictos de intereses. Y también se insiste en otras propuestas que, pese a ser repetidas, no han podido (o querido) materializarse, como ocurre con la tan manoseada derogación de la Ley Reservada del Cobre.

Es de esperar que estos esfuerzos se repitan y multipliquen; y, más importante todavía, que sean registrados por los candidatos.

Disponible en La Tercera