“Beausejour y el Chile que soñamos”

Un Chile más indígena y menos europeo. Un Chile, en definitiva, como el que todas y todos soñamos.

18-06-2014

“Me emocioné con el gol de Beausejour”, me cuenta mi madre, al teléfono. Mi madre futbolera digamos que no es. Para nada. Lo suyo siempre fueron las letras, los libros, aquel maravilloso invento del hombre blanco que desde niño me enseñó a valorar. Así es, las letras. Y el mejor pescado frito con puré del mundo mundial. “¿Y qué te emocionó vieja?”, le pregunté, curioso. “Que sea un cabro mapuche el que finalmente saque la cara por Chile”, me dice. No es menor el comentario de mi vieja, la Jacinta. Y es que a Jean André Emanuel Beausejour Coliqueo le pasa lo mismo que al pueblo mapuche en este Chile OCDE sin memoria. Lo ningunean, lo critican, lo juzgan, pero llegado el minuto, ahí está, tapando bocas y ganándose un lugar en la historia junto a los más grandes. Como Salas Melinao, otro histórico del fútbol nacional y cuyo origen mapuche sólo fue aceptado en Chile cuando los relatores argentinos lo gritaron a los cuatro vientos. Y con indisimulada envidia.

Beausejour, de padre haitiano y madre mapuche, ha reivindicado siempre el lado materno de su morenidad. “Si bien lo que más aflora en mí es la tés negra, africana, me ha pegado más el tema mapuche porque siempre en mis vacaciones tuve la oportunidad de participar en el campo de muchas cosas, de las costumbres y ceremonias. Me siento muy apegado y orgulloso de llevar un apellido mapuche”, declaró a los medios en 2010, antes de partir al Mundial de Sudáfrica, donde también se matriculó de héroe al marcar el solitario gol de Chile frente a Honduras, ello en el Estadio Mbombela de Nelspruit. Y al igual que Francisco Huaiquipán o Gonzalo Fierro Caniullán, dos futbolistas de reconocida militancia pro mapuche, nunca ha ocultado su apoyo a las reclamaciones de tierras de las comunidades en el sur.

“Me duele ver a gente de mi Pueblo que está sufriendo”, declaró a los medios también en 2010 y en medio de una prolongada y dramática huelga de hambre de presos políticos en penales de Temuco y Concepción. “Esperemos que esto se solucione luego y que Chile dé al Pueblo Mapuche la mano de vuelta que en algún momento nosotros le dimos”, agregó entonces. Y es que Beausejour, un deportista culto y estudioso, es consciente como pocos de aquella larga historia de traiciones y malos tratos recibidos por los mapuches de aquella República llamada Chile. Son historias que ha escuchado de sus familiares, allí en las tierras de Huilio, o bien que él ha leído, documentándose. Juan Carlos Fau, dueño de la tienda Qué Leo, lo relató a revista Qué Pasa. En la previa de su viaje a Brasil, el seleccionado llegó hasta su tienda en busca de lectura. ¿Su elección? “10 K, la década robada”, del periodista argentino Jorge Lanata. Y “Sólo por ser Indios”, de este humilde servidor. Lectura mapuchística y a la vena.

Beausejour, con sus hazañas deportivas y cariño por su identidad mapuche, sigue los pasos de otro grande del futbol chileno, tal vez el más grande de su historia: Marcelo Salas Melinao, el Matador. Para quienes gustan transitar por la vida “mapuchómetro” en mano, sepan que Salas nunca negó su identidad indígena. La llevaba consigo, aunque piola y sin alardes. Así lo corroboramos el 2012, cuando fue orador en la Cumbre Anual de la Corporación Mapuche (ENAMA) en Temuco. Allí, ante 1.500 asistentes, Salas habló fuerte y claro.“También soy Mapuche, como muchos acá. Tuve la fuerza, la bendición de explotar mi talento y de haber logrado lo que logré en mi carrera, no sin antes pasar por lo que pasa toda nuestra gente, muchos sacrificios, mucha soledad. Así me fui un día en la noche a Santiago, con lo que tenía puesto y sentado al lado del baño de un bus. Lo que pasó después  ya lo saben. Ustedes conocen toda mi carrera”, señaló.

Y no sólo eso. Además de reconocer su origen, Salas envió un mensaje al entonces Presidente Piñera, que –“por motivos de seguridad”, argumentaron en La Moneda- no asistió al encuentro. “Me siento muy orgulloso de estar acá, me siento muy bien con la invitación y esperar que todas las cosas que se han hablado hoy tengan eco en las autoridades. El gobierno, el Presidente, debe apoyar mucho más al Pueblo Mapuche y que podamos, ustedes, surgir y salir adelante, como dijeron aquí, con la nobleza que tenemos todos nosotros. ¡Adelante, Pueblo Mapuche!”. Un crak el peñi Salas Melinao. Como Beausejour Coliqueo.Y Huaiquipán Castillo. Y Fierro Caniullán. Y Canio Manosalva. Y Currimilla Gómez, entre tantos otros futbolistas, mezclas chileno-mapuche, mapuche-chileno, héroes deportivos de una generación que será testigo de un nuevo Chile.Un Chile que no esconda su morenidad en el closet ni sus vergüenzas históricas bajo la alfombra. Un Chile capaz de reconocer y de incluir a los diferentes en su diferencia. Un Chile más indígena y menos europeo. Un Chile, en definitiva, como el que todas y todos soñamos.

Disponible en La Tercera