“Defensagate”

10-05-2016

El informe de la Comisión Engel que se entregó hace poco más de un año a la Presidenta, ya revelaba un diagnóstico de que los presupuestos y gastos en defensa no son transparentes y están sujetos a poco control tanto del Congreso como de la Contraloría.

 

La semana pasada salió a la luz una investigación contra el ex Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas por posible enriquecimiento ilícito, así como eventuales gastos irregulares durante su mando. Al mismo tiempo, por orden del Consejo para la Transparencia, se hizo público el texto de la Ley Reservada del Cobre. Estos hechos se suman a las investigaciones realizadas por el llamado ‘Milicogate’

El informe de la Comisión Engel que se entregó hace poco más de un año a la Presidenta, ya revelaba un diagnóstico de que los presupuestos y gastos en defensa no son transparentes y están sujetos a poco control tanto del Congreso como de la Contraloría, proponiendo en la materia un sistema de compras con más fiscalizaciones y publicidad.

Sin embargo, a pesar de los hechos conocidos, hay nulos avances en la materia. Algunos parlamentarios están promoviendo medidas, pero el Gobierno ya señaló que la modificación de la Ley Reservada del Cobre no es una prioridad en este momento, a pesar de encontrarse en el programa de gobierno de la Presidenta y también del ex Presidente Piñera.

Es urgente que nos hagamos cargo de este asunto. No sólo para evitar casos de fraudes o malversación de fondos, sino para contar con un Estado más eficiente. En momentos en que estamos en un período de ‘vacas flacas’ donde el Estado ha tenido que apretarse el cinturón y, al mismo tiempo, se requiere de fondos para enfrentar problemas en la educación y salud pública, cuesta entender que no intentemos optimizar los recursos y reformar un sistema que claramente impide un debido control y fomenta la corrupción en el ámbito de Defensa.

No sabemos cuáles son las razones para que estas reformas no vean la luz. Contar con un buen sistema de defensa es importante, principalmente cuando las fuerzas armadas son relevantes en las catástrofes naturales que ocurren, pero esto no puede significar que los principios de transparencia que rigen para nuestro Estado no se les apliquen de igual medida. Ojalá no nos pongamos las pilas cuando conozcamos casos más escandalosos como los de hoy.

Disponible en La Hora.