“Derecho a la información”

Cualquiera de nosotros, ya sea a través de un formulario o por internet, puede solicitar al Gobierno, municipio y otras entidades públicas información como en qué estado está la reconstrucción de Santa Olga y cuánto le costará al Estado.

07-02-2017

Las últimas semanas nos ha golpeado un nuevo desastre natural, con incendios forestales que han destruido pueblos, bosques, forestales y lo que han encontrado por su camino. Lamentablemente cada cierto tiempo, nos despertamos azotados por un terremoto, tsunami, aluvión, etc., y sus consecuencias. A raíz de esto, muchos demandan información sobre de dónde proviene la ayuda, que costo implicará para el Estado, de quién es la responsabilidad de los incendios, etc.
Los medios de comunicación, sin duda, cumplen un rol muy relevante en informarnos y cubrir estos temas. Sin embargo, existen herramientas para que como ciudadanos también podamos pedir información que sea de nuestro interés al Estado.
Desde el 2009 existe una ley que nos garantiza un derecho de acceso a información pública, es decir, toda la que sea creada con presupuesto público o que está en poder del Estado, con ciertas excepciones como cuando se trata de información personal de terceros o que se relacione con la seguridad nacional o las relaciones internacionales.
De este modo, cualquiera de nosotros, ya sea a través de un formulario o por internet, puede solicitar al Gobierno, municipio y otras entidades públicas información como en qué estado está la reconstrucción de Santa Olga y cuánto le costará al Estado; cuánto se gastó en los aviones, helicópteros y otros instrumentos para enfrentar los incendios; cuáles son las políticas públicas que se adoptarán para prevenir este tipo de situaciones y qué está haciendo el Estado para enfrentarlas, entre otras cuestiones.
Los organismos tienen 20 días hábiles para responder y, como señalaba, solo pueden denegar la información por ciertas causales estrictas. Si no quedo satisfecho con la respuesta o no recibo ninguna respuesta, puedo acudir al Consejo para la Transparencia a reclamar, que es una entidad autónoma que incluso puede sancionar a los jefes de servicio de los organismos públicos por negarme la información o no responderme.
Se trata de un derecho que, lamentablemente, no es ampliamente conocido por la ciudadanía, pero que puede ser de mucha utilidad tanto para estas situaciones como para obtener otra información pública de mi interés y que me puede ayudar a ejercer otros derechos, como en temas de salud, educación y previsión social y que puede ser ejercido por cualquiera, menor o mayor de edad, chileno o extranjero.
Disponible en La Hora