“El error electoral”

Parecen un poco contradictorios los llamados que se hacen para ir a votar y ser partícipe de estas elecciones si, al mismo tiempo, se le priva a una parte importante de la ciudadanía de poder hacerlo.

18-10-2016

La semana pasada volvió al tapete el “error informático” del Registro Civil, organismo que cambió, sin mediar voluntad de los electores, el domicilio electoral de casi 500 mil personas (o según ha dicho el Registro Civil, 17 mil, ya ni eso lo tenemos claro). Al parecer, aquellas personas que fueron a renovar documentos entre los años 2013 y 2014, sin ser consultadas, se les asignó como domicilio electoral el que señalaban como de residencia. El problema es que muchas de ellas aún no saben de ese cambio y probablemente se enterarán el domingo, cuando lleguen a un local de votación que ya no les corresponde. Más grave aún es que no tenemos un padrón electoral confiable. Es decir, no sabemos cuánta gente efectivamente puede votar y en qué comunas.

No es menor que este “error” se produzca precisamente en el momento en que se anticipa una gran abstención electoral. Con los dimes y diretes entre el Registro Civil y el Servel, sin que nadie asuma responsabilidad de un problema que, según lo que han señalado sus propias autoridades, es conocido desde el 2014, sólo se contribuye a aumentar la desconfianza de la ciudadanía en sus instituciones y la distancia de la política.

Parecen un poco contradictorios los llamados que se hacen para ir a votar y ser partícipe de estas elecciones si, al mismo tiempo, se le priva a una parte importante de la ciudadanía de poder hacerlo. Esperemos que la solución a la cual llegue el Congreso logre respetar este derecho, por una parte, y dar garantías de un proceso electoral transparente y confiable.
Todo esto nos invita a reflexionar sobre la seguridad y modernización de las entidades y sistemas que están a cargo de los datos que conforman el padrón electoral. A veces avanzamos en reformas pero esto no va de la mano de los recursos o renovación de las entidades a cargo de implementarlas.

Disponible en La Hora