“¿Es culpa de la prensa?”

En un momento como el actual, en que nuestra ciudadanía demanda mayor transparencia y condena el financiamiento irregular a la política, la

15-03-2016

La semana pasada, cuando el ex Presidente de la UDI, Pablo Longueira, renunció a su partido por la filtración de correos entre él y el ex Gerente de SQM, Patricio Contesse, realizó un fuerte reproche al rol de los medios de comunicación en posibles casos de corrupción que hemos conocido los últimos meses.

El ex senador hizo alusión a que los medios condenan a relevantes actores políticos anticipadamente y con información parcial ¿Deben los medios que acceden a estos datos silenciar esta información hasta que haya un pronunciamiento formal de los tribunales?

Creo que no. Es cierto que en nuestro país impera el principio de presunción de inocencia según el cual nadie es culpable hasta que los tribunales lo declaran. Pero esto no obsta a que haya un importante rol de los medios de comunicación de informar de posibles irregularidades e incluso actos reñidos con la ética pública de nuestros políticos.

En un momento como el actual, en que nuestra ciudadanía demanda mayor transparencia y condena el financiamiento irregular a la política, la colusión, el tráfico de influencias e incluso el abuso de ciertos privilegios, es más importante que nunca el rol de la prensa para dar a conocer estos hechos. Especialmente en años electorales, donde es crucial que los votantes contemos con la mayor información posible sobre los que podrán ser nuestros representantes.

También es cierto que esto no puede dar pie a linchamientos en la plaza pública y que en caso que los investigados sean inocentes, deberán divulgarlo con la misma fuerza y publicidad. Pero más que pedir que los medios se acallen hasta que los tribunales se pronuncien, esperamos que los dirigentes o ex autoridades envueltos en estos casos no sólo aclaren estos hechos ante los tribunales, sino que también ante la opinión pública. De este modo, con mayor información y transparencia, podremos juzgar oportunamente si su actuar se adecúa a lo que como sociedad queremos y debemos exigir.


Disponible en La Hora.

* Fotografía La Tercera.