“Evasión en el Transantiago”

Es de esperar que las observaciones ciudadanas sean consideradas y respondidas a los que participamos en el proceso de consulta.

21-04-2017

En carta publicada en este diario, Alejandro Tirachini propuso una serie de medidas para reducir la alta evasión en el sistema Transantiago, entre las cuales está aumentar la fiscalización, mejorar la tecnología en la red de carga, crear más zonas pagas y una tarifa reducida para usuarios de bajos recursos.

Estas propuestas van en línea con lo recomendado por un grupo de expertos de la Fundación Espacio Público, así como con casos internacionales que demuestran, en la práctica, la efectividad de estas medidas para paliar la evasión (véase el caso de Melbourne, Australia). En general, estas estrategias tienden a forjar soluciones que ofrecen un mayor poder fiscalizador y brindan condiciones a los usuarios para evitar esta práctica. Todo esto, manteniendo los niveles de servicio en lo que a tiempos de espera y circulación se refiere, promoviendo las zonas pagas y evitando congestión en la entrada de los buses mediante torniquetes, por ejemplo.

Que el ministerio esté integrando explícitamente a las bases de licitación un plan para que las empresas se hagan cargo de la evasión se trata, a todas luces, de un cambio oportuno, pues permitirá hacer operativo un paquete de medidas, basado en una colaboración y mayor coordinación entre concesionarios y Estado.

A pesar de que la evasión en general se lleva la mayor atención pública, en Espacio Público creemos necesario replantear algunos puntos en las nuevas bases de licitación, para mejorar un sistema que ha sido históricamente mal evaluado. Estas propuestas fueron entregadas al ministerio mediante el proceso formal disponible para ello, en el período de observaciones ciudadanas al contenido esencial de las bases. Es de esperar que dichas observaciones sean consideradas y respondidas a los que participamos en el proceso de consulta, pues hasta ahora el Directorio de Transporte Público Metropolitano no se ha referido a ellas. Así, queda por responder cuál ha sido la utilidad de levantar dicho proceso si es que no será utilizado como un insumo para la reformulación del sistema.

Disponible en El Mercurio