“Financiamiento y segregación”

Carta en respuesta a columna de senador Andrés Allamand.

18-05-2014

En su columna publicada el jueves, el senador Allamand señala que la segregación de nuestro sistema escolar es un desafío clave y que un sistema más inclusivo es positivo para los aprendizajes y la sociedad chilena, y comparte la necesidad de prohibir la selección, como lo ha planteado Espacio Público. Es auspicioso que esta preocupación haya trascendido hacia su sector político.

Sin embargo, el senador plantea reservas sobre la otra propuesta de Espacio Público: eliminar gradualmente el financiamiento compartido (FC). Considera que el FC no afecta la segregación, y por lo tanto, no debe ser eliminado.

El argumento del senador es cuestionable. Él acepta indirectamente que la selección escolar, por habilidad o nivel socioeconómico, genera segregación, pero rechaza que el FC también lo haga. El problema es que el FC es precisamente un mecanismo de selección, ya que condiciona la elección de las familias a la capacidad de pago.

El senador señala que el número de colegios que reciben FC es reducido y, por ende, el impacto del FC en la segregación escolar sería marginal. Pero un estudio reciente del CEP muestra que el 39% de los estudiantes a nivel nacional asiste a establecimientos particulares subvencionados que cobran FC (equivalente al 67% de la matrícula particular subvencionada). Según datos de LyD, dicho porcentaje ha aumentado en un 7% entre 2005 y 2011.

Por ello, para avanzar hacia un sistema escolar más inclusivo, es urgente contar con educación gratuita en todos los establecimientos que reciben financiamiento público. Así se cumple la libertad de elección de las familias, se promueve la mezcla social y se incentiva a los establecimientos a concentrarse en ofrecer una mejor calidad escolar y no en escoger estudiantes de mayor nivel socioeconómico con mejores resultados potenciales. Que las escuelas sean gratuitas no significa que los padres no puedan involucrarse haciendo aportes voluntarios.

En ninguno de los países con los cuales nos queremos comparar existe un cobro obligatorio a las familias en escuelas con financiamiento público. Nuestra propuesta, simplemente, nos llevará a una práctica común en el mundo desarrollado.

Alejandro Carrasco,
Dante Contreras,
Gregory Elacqua,
Carolina Flores,
Alejandra Mizala,
Humberto Santos,
Juan Pablo Valenzuela

Carta a diario El Mercurio