“La brecha verde”

¿Cómo han abordado este problema otras grandes ciudades? Creando autoridades metropolitanas de parques, que manejan recursos propios, distribuyen inversiones de acuerdo con las carencias de los barrios y se encargan de su cuidado, seguridad y mantención.

27-10-2014

Un estudio de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) confirma lo que sabíamos, con cifras generales parecidas a las que publicamos en Atisba: Santiago tiene la mitad de las áreas verdes recomendadas por organismos internacionales y su distribución replica el patrón de segregación que aflige a nuestra capital.

Incluso con la reducción de los metros cuadrados de área verde por habitante reportada por la UAI para Providencia, el barrio alto tiene un 44% más que la media de Santiago y el doble que la periferia sur, donde viven 1,1 millones de habitantes.

Este problema de inequidad se explica por el bajo presupuesto de la gran mayoría de los municipios, que no pueden levantar áreas verdes ni menos mantenerlas en el tiempo. Por ello, es destacable el avance reportado en Lo Prado, Puente Alto y Peñalolén, que aumentaron su cobertura entre 2002 y 2012.

Sin embargo, no podemos apostar a la buena gestión de algunos municipios. En este tema, los recursos los maneja el gobierno central y se requiere mayor prioridad política. Hoy existen 12 proyectos de parques que aportarán 244 hectáreas, lo que representa menos del 10% de la superficie requerida para cumplir la meta de los nueve metros cuadrados por habitante.

¿Cómo han abordado este problema otras grandes ciudades? Creando autoridades metropolitanas de parques, que manejan recursos propios, distribuyen inversiones de acuerdo con las carencias de los barrios y se encargan de su cuidado, seguridad y mantención.

Esta autoridad de parques debiera estar radicada en el gobierno regional, lo que permitiría potenciar iniciativas que impulsa el intendente Orrego,como la forestación de cerros islas o la creación de un fondo para transformar basurales en áreas verdes.

Reducir la brecha verde vuelve a demostrar que Santiago necesita un gobierno metropolitano que acerque las soluciones a las personas y ponga en agenda una dimensión relevante de la desigualdad que afecta la calidad de vida de millones de santiaguinos.

Disponible en La Tercera