“La Ley como protección”

La separación entre el servicio público y los negocios hoy debe ser más clara que nunca.

21-03-2017

En la discusión de algunas de las leyes de la agenda de probidad, algunas autoridades se han quejado de la supuesta imposición de reglas y de invasión a su vida privada que sería desmedida. Una de las leyes de la agenda es la Ley de Probidad Pública, que mejoró sustancialmente el nivel de información que las autoridades deben dar a conocer sobre sus negocios. La misma ley obliga a las autoridades a vender su participación en empresas que tengan contratos con el Estado.

Esto no es trivial, pues si un Senador, por ejemplo, es dueño de una empresa que tiene contratos con una municipalidad, fácilmente se podría sospechar que ese contrato es fruto de favores que nada tienen que ver con la calidad del servicio que esa empresa le entrega a la municipalidad, entre otras suposiciones que podrían hacerse y que, en definitiva, merman la confianza de los ciudadanos en las instituciones y autoridades públicas. Conocimos la semana pasada algunos casos de parlamentarios que se encuentran en esta situación, y que desconocían que la constitución política de Chile prohibía hace ya bastante tiempo que este tipo de casos ocurriera.

La separación entre el servicio público y los negocios hoy debe ser más clara que nunca. Independientemente de si las empresas de algunas autoridades son las más apropiadas para brindar servicios a otros organismos del Estado, lo cierto es que la sola sospecha de este conflicto de intereses produce un enorme daño a la confianza en la política.

De ahí la importancia que tienen leyes y obligaciones como las que establece la ley de probidad, que buscan que la siempre difusa línea que separa los negocios de la política sea lo más clara posible. Es hora de que algunas autoridades comprendan que este tipo de obligaciones, por muy tediosas o invasivas que puedan parecer, son un resguardo de su reputación individual como personas públicas y garantía para la confianza en las instituciones.

Disponible en La Hora