La renuncia de Bachelet

Hoy La Moneda se va a enterar por fin que hay un conflicto político no resuelto en la región, y donde tanto mapuche como transportistas son

28-08-2015

Y llegó el día. Este levantamiento se veía venir en el conflicto sureño. Yo siempre pensé sería de las otras víctimas, los mapuches, quienes arribarían en masa a Santiago exigiendo respuestas.No fue así. Quienes perdieron antes la paciencia fueron los camioneros; y allí los tenemos, en Santiago, y copando la agenda de todos los medios. Y saben una cosa, me parece muy bien que suceda. Hoy La Moneda se va a enterar por fin que hay un conflicto político no resuelto en la región, y donde tanto mapuche como transportistas son víctimas. Si, víctimas de un conflicto político no resuelto, de la negligencia criminal de las autoridades centrales y de tomaduras de pelo por doquier.

Estoy demasiado informado -como periodista he documentado el conflicto ya por 15 años- como para caer en el absurdo de ver las cosas en blanco y negro. Lo hacen los extremos de ambos bandos, y también por cierto el activismo, sobre todo el capitalino, que se queda siempre con las consignas y profundiza muy poco. No, el conflicto no es “mapuche versus camioneros” o “mapuche versus agricultores”. Creer aquello no sólo es pecar de ingenuo, también de tonto útil. El conflicto es mucho más profundo, y tiene que ver con un Estado colonial y una nación que reclama inútilmente sus derechos y la posibilidad de convivir.También con una mala historia, una triste historia y heridas abiertas que no sanan. Todo el resto, challa.

De allí que la escena de hoy de Santiago y sus accesos paralizados no me parezca -como mapuche- del todo mal. Por el contrario. Y es que el conflicto por fin pareciera llegar a la capital y golpeando donde en verdad duele; en su economía y normalidad metropolitana.Lo hicieron posible los camioneros. Y creo que todos debiéramos poner mayor atención en cómo evolucionarán los acontecimientos. Por si no se han enterado, la destitución de Huenchumilla fue la renuncia definitiva de Bachelet al tema mapuche. Dicho a su modo, el realismo “con” renuncia. Y también a mover siquiera un dedo en pos de una posible salida política, que es lo que propone Huenchumilla en aquel documento desechado por Burgos antes de siquiera leer.

El gobierno pareciera decidido a dinamitar con su negligencia la convivencia regional. Quienes pagamos los costos de su irresponsabilidad somos todos los habitantes del sur del río Biobío. Hablo de mapuches, descendientes de colonos y chilenos que han elegido el Wallmapu como su hogar y el de sus hijos. No le demos ese gusto. Quienes vivimos en Wallmapu / La Araucanía, tenemos mucho en común por lo cual luchar. El conflicto sureño tiene solución. La propuesta del hoy ciudadano Francisco Huenchumilla es un gigantesco paso adelante, y que destaca por su transversalidad, ponderación y lucidez. Bien podría ser la hoja de ruta a transitar por todos quienes aspiramos a construir otro tipo de comunidad regional. En verdad se los digo.


Disponible en Voces de La Tercera