“Números primarios”

La comparación más interesante entre las dos primarias será cuál de ellas logra atraer más votantes.

29-06-2013

Mañana es día de elecciones. La primera primaria presidencial simultánea y vinculante de la historia de Chile. Cabe preguntarse en qué debiéramos fijarnos cuando comience el recuento de votos. A continuación, va una guía con las cifras más informativas a tener en cuenta, éstas son, a mi juicio, los números primarios.

La Nueva Mayoría

Hay pocas dudas sobre quién ganará las primarias de la Concertación. Será interesante, sin embargo, conocer el porcentaje que obtendrá Bachelet. Una votación superior al 80% sería un éxito, una votación bajo el 60%, una sorpresa mayor.

Posiblemente, la cifra más interesante de las primarias de la Nueva Mayoría será quién obtenga el segundo lugar, ¿Orrego o Velasco? También interesa saber cuán estrecha será la llegada por el segundo lugar y cuál es la suma de los votos de los dos candidatos que han apuntado, con estrategias distintas, al “centro político”.

Aun cuando es probable que Bachelet incorpore en su programa las buenas ideas que propusieron sus contendores, independiente de las votaciones que éstos obtengan, la influencia que tendrán será más gravitante si sus votaciones son mayores.

Respecto del candidato del PRSD, si Gómez no sale último o si logra una votación de dos dígitos, sería una sorpresa mayor. De hecho, el resultado que obtuvo en las primarias del 2009 sugiere que no se puede descartar que el candidato que eligió ir por el flanco izquierdo de la Nueva Mayoría tenga un resultado mejor al esperado.

La Alianza

La principal incógnita en la Alianza es quién ganará la primaria de ese sector. También será interesante conocer cuán significativa es la participación en estas primarias de votantes que no viven en las comunas de la zona oriente de Santiago. Esta cifra permitirá aquilatar cuán relevante es la colectividad de Jaime Guzmán en sectores populares en escenarios en que la votación es voluntaria.

Como los votos se cuentan más rápido en sectores de altos ingresos, no sería sorprendente un escenario donde Allamand emerge con una leve ventaja en los primeros escrutinios, para ir perdiendo esta ventaja a medida que transcurre la noche, y terminar perdiendo frente a Longueira.

Comparaciones

La comparación más interesante entre las dos primarias será cuál de ellas logra atraer más votantes. Como quién ganará la carrera en la Alianza es mucho más incierta que en la Nueva Mayoría, los votantes de la Alianza estarán más motivados para ir a votar. En sentido contrario apunta la posibilidad de que los partidarios de la centroderecha vean pocas chances de ganar en noviembre, independiente de quién sea el candidato de su sector, en cuyo caso habrá más votantes en las primarias de la centroizquierda.

También será interesante saber cuánta gente participa en total en las primarias. Mucho se ha hablado de una participación en torno al 10% del padrón electoral, es decir, de 1,3 millones. Algo me dice, sin base objetiva alguna, que la participación puede terminar siendo mayor.

Finalmente, será interesante comparar las votaciones a través de coaliciones. Si uno de los candidatos de la Alianza saca menos votos que Orrego o Velasco, será particularmente humillante para este candidato.

En qué números no fijarse

En años recientes, varios medios radiales y televisivos han hecho proyecciones de los resultados electorales basadas en los escrutinios de las primeras mesas. Estas proyecciones han resultado, en general, bastante precisas, a diferencia del fiasco de las proyecciones en base a encuestas a boca de urna de las parlamentarias de 1993.

Proyectar quién ganará la primaria de la Nueva Mayoría no será difícil. Sin embargo, yo confiaría poco en proyecciones del resultado de la primaria de la Alianza. Por ser la primera primaria, no sería sorprendente que dichas proyecciones resulten equivocadas.

Fuente: La Tercera