“Participación femenina”

Las nuevas leyes del sistema electoral y de partidos políticos contemplan sistemas de cuotas para las próximas elecciones parlamentarias, así como para las directivas de los partidos. Esto implicará aumentar la participación de mujeres en el Congreso y en la vida partidaria en general.

22-03-2016

Notas de prensa recientes sobre comentarios machistas o sexistas que las parlamentarias reciben por parte de sus pares hombres, reflejan no solo una realidad del Congreso, sino una que viven en muchos otros lugares de trabajo en el país.

Las nuevas leyes del sistema electoral y de partidos políticos contemplan sistemas de cuotas para las próximas elecciones parlamentarias, así como para las directivas de los partidos. Esto implicará aumentar la participación de mujeres en el Congreso y en la vida partidaria en general.

¿Por qué es importante que accedan más mujeres a cargos políticos? Representamos un poco más de la mitad de la población del país y del mundo. Si no estamos debidamente representadas, es difícil que las discusiones sobre políticas públicas que nos afectan diariamente consideren una visión de género. En un país donde la participación laboral de la mujer es de un 48% versus un 72% en los hombres, donde la mayor carga de trabajo del hogar o cuidado de familiares recae sobre la mujer y donde aún existe una importante brecha salarial, es esencial contar con más mujeres que representen nuestra voz y cómo las políticas nos pueden afectar.

Sin embargo, para esto también necesitamos más gestos y no solo cuotas. Es imprescindible que nuestros pares se den cuenta del valor que agregamos día a día a la vida laboral. De este modo iremos, de a poco, superando ciertas brechas que son bastante profundas en un país que intenta llegar al desarrollo pleno de todos sus habitantes.

Esperamos también que estas políticas se vayan haciendo eco en el sector privado. Diversos estudios han demostrado que las empresas son más productivas cuando hay un mayor equilibrio de género en sus directorios y en los más altos cargos.

Afortunadamente, el mundo está cambiando. Ojalá Chile se suba rápido a este carro, que a la larga trae beneficios de toda clase no solo para las mujeres, sino para todos los que vivimos en este país.


Disponible en La Hora.