“Partidos políticos”

La propuesta de la Comisión Engel recomendaba “extender el principio de paridad de género a la conformación de los organismos directivos de

13-01-2016

Esta semana la Comisión de Probidad del Senado comenzó la votación en particular del proyecto sobre nueva ley de partidos políticos. Dicha instancia aprobó un cambio al artículo que buscaba asegurar que la integración de los órganos colegiados dentro de cada partido observaran mecanismos para asegurar que ninguno de los sexos supere el 60% de sus miembros.

Esta propuesta que era parte del mensaje original enviado por el ejecutivo, fue largamente debatida, mejorada y aprobada por la Comisión de Constitución y luego por la sala de la Cámara de Diputados. Se basaba además en la propuesta realizada por el Consejo Asesor Presidencial Anticorrupción, cuyo informe final incluyó un capítulo sobre democracia interna y financiamiento de partidos con medidas para promover nuevos estándares democráticos. La propuesta de la Comisión Engel recomendaba “extender el principio de paridad de género a la conformación de los organismos directivos de los partidos políticos” (pg. 70). Esto debido a la histórica y persistente ausencia de mujeres en cargos directivos en los partidos, espacios decisivos para definir posiciones programáticas y selección de candidatos y candidatas entre otras materias clave. Así, se trataba de generar un cambio para que la conformación de los órganos directivos partidarios fuese paritaria o por lo menos equilibrada en términos de género; y no solo una garantía para que las mujeres pudieran competir en elecciones internas. Cabe recordar que este tipo de mecanismos ya existen y se vienen utilizando de manera exitosa hace muchos años en por lo menos tres partidos en nuestro país (Socialista, Demócrata Cristiano y Por la Democracia) y que han sido ampliamente utilizados en otros países de América Latina y el mundo.

Si bien la Comisión de Probidad del Senado cambió solo dos palabras de la redacción aprobada en la Cámara en esta materia, reemplazando “integración” por “elección” y “miembros” por “candidaturas”, revirtió el objetivo original que inspiraba la propuesta.

Es de esperar que la Sala del Senado pueda reevaluar este punto y debatir en profundidad el sentido de asegurar que una Nueva Ley de Partidos avance en promover estándares más elevados en materia de democracia interna, representación y principio de igualdad. Volver a la redacción inicial de la Cámara permitiría un gran avance en esta materia.


Disponible en La Tercera.

* Fotografía La Tercera.