“Propuestas para revertir segregación urbana en Chile”

23-10-2013

La crudeza con que la ciudad evidencia la desigualdad es también una oportunidad de generar equidad en plazos breves si se intervienen las áreas donde las brechas son más evidentes. En Espacio Público proponemos que la ciudad sea vista como una fuente para generar equidad en plazos compatibles con uno o dos gobiernos, mediante acciones estratégicas que transfieran estándares y calidad del primer mundo a zonas segregadas que no pueden seguir esperando que el desarrollo les pase por el lado.

 

Alejandro Aravena, José De Gregorio e Iván Poduje presentaron los principales resultados y propuestas de un proyecto de investigación que estudia las causas de los elevados índices de segregación urbana que existen en Chile.

El seminario “La ciudad como fuente de equidad” contó con la participación de Pablo Allard, decano de la Facultad de Arquitectura y Arte de la Universidad del Desarrollo; Mario Orellana, director de la Corporación de Dirigentes de Campamentos “También Somos Chilenos” y coordinador del Plan de Innovación y Comunidades de Socialab; y Mario Marcel, subdirector de Gobernanza Pública y Desarrollo Territorial de la OCDE.

En la actividad Iván Poduje manifestó la necesidad que la ciudad sea vista como una fuente para generar equidad, mediante acciones estratégicas que transfieran estándares y calidad del primer mundo a zonas segregadas que no pueden seguir esperando que el desarrollo les pase por el lado.

Al respecto, Pablo Allard señaló que “el costo de nuestro crecimiento en los últimos 30 años y el costo de nuestras exitosas políticas habitacionales ha sido en términos cualitativos y eso se refleja en la segregación y en las dinámicas de exclusión que ello lleva”.

En ese contexto, el director de la Corporación de Dirigentes de Campamentos “También Somos Chilenos”, Mario Orllena comentó que si bien “nuestros espacios son eficientes y efectivos, porque la política ha apuntado a que así lo sea, han dejado de ser afectivas”, agregando que “el impacto social que tiene que generar una política pública afectiva debe considerar el mejoramiento de la calidad de vida de las familias”.

Al finalizar el seminario Alejandro Aravena destacó que el recurso más escaso en ciudad no es el dinero, sino que la coordinación y la síntesis. “La mayor dificultad para poder hacer de nuestras ciudades una fuente de equidad es poder coordinar acciones que en este momento van por vías dilatadas y sectoriales, ya que todos los desafíos que tenemos en ciudades son transversales y no sectoriales”.

Asimismo, enfatizó en la importancia que tiene la participación ciudadana en los proyectos, ya que “es la comunidad el único que va a estar ahí en la próxima administración para poder garantizar que haya continuidad en los cambios urbanos significativos”.
Para reducir los actuales índices de segregación y desigualdad que afectan a nuestras ciudades, y evitar que se produzcan nuevos focos de segregación en el futuro, Poduje planteó una serie de propuestas basadas en las siguientes ideas fuerza:

Invertir: Pasar del apoyo a las personas a una fuerte inversión en obras que revitalicen los barrios.
Focalizar territorialmente la inversión en aquellos sectores con altos índices de segregación.
Integrar: La segregación se rompe integrando la periferia a la ciudad moderna y llevando la ciudad moderna a la periferia.
Coordinar: No es posible reducir la segregación urbana desde la lógica sectorial y centralista con que opera hoy el Estado.