“Que volvamos a confiar y votemos”

Algunas soluciones van de la mano de más acercamiento real a la ciudadanía, escucharla efectivamente, invitarla a participar, rendir cuentas

18-03-2016

Algo que nos haría más felices como ciudadanos sería levantarnos con verdaderas ganas para votar en los días de elecciones y luego confiar en que las autoridades electas van a representarnos de manera adecuada, creando políticas públicas que contribuyan a nuestro bienestar, y por ende a nuestra felicidad. Esto, teniendo siempre el bien común como guía máxima y que, como les gusta decir a los políticos, las instituciones efectivamente funcionen.

¿Qué nos hace falta en Chile para lograr esto? En primer lugar, que la gente haga campañas más ciudadanas y de ideas, donde se recojan nuestras inquietudes y preocupaciones, y en las que establezcan canales de comunicación efectiva con sus futuros representados. Menos palomas con la mejor “sonrisa pep” y más debates, más calle, más diálogo. En segundo lugar, una vez que logren ser electos, que continúe ese diálogo y escucha. Que no se atrincheren en la ideología ni le teman a la participación ciudadana. Sin duda no se trata de gobernar según lo que digan las marchas o encuestas, pero sí que nos hagan parte del gobierno, que confíen en nosotros para hacer propuestas y co-gobernar.

Finalmente, que respondan por sus actos ante la ciudadanía y la justicia. Cuando los pillen “con las manos en la masa”, que pidan perdón por los hechos ilegales o antiéticos realizados. Que aun cuando no haya sentencias, que expliquen de manera detallada porqué son -o no- ciertas esas acusaciones y que sus pares les exijan dar un paso al costado.

En resumen, algunas soluciones van de la mano de más acercamiento real a la ciudadanía, escucharla efectivamente, invitarla a participar, rendir cuentas y ser responsables de sus actos.


Disponible en La Hora.

* Fotografía La Hora.