Sector minero se abre a opción de adherir a Chile a la Iniciativa de Transparencia de la Industria Extractiva (EITI)

16-05-2017

En foro de Espacio Público y la Fundación Friedrich Ebert, Óscar Landerretche, presidente de Codelco, y Joaquín Villarino, presidente del Consejo Minero, se mostraron favorables de que la industria se sume a EITI, iniciativa cuyo fundador Peter Eigen también estuvo en el debate.   

Con el objetivo de debatir sobre los estándares de transparencia que actualmente rigen a la industria minera y la posibilidad de sumar a Chile a la Iniciativa de Transparencia de la Industria Extractiva (EITI), Espacio Público en conjunto con la Fundación Friedrich Ebert organizó el foro “Transparencia de la industria extractiva ¿Nos estamos quedando atrás?”, el cual fue moderado por el director de Espacio Público, Eduardo Engel.

La apertura del debate estuvo a cargo de Peter Eigen, fundador de EITI y de Transparencia Internacional, considerado uno de los pioneros en la lucha contra la corrupción a nivel mundial.

“En mi trabajo como consejero del Banco Mundial de proyectos en África y América Latina, pude percibir lo vulnerable que eran sectores como el petrolero y minero a casos de corrupción, por eso quisimos regularlos. Nadie sabía cuánta plata exacta recibían del Estado estas empresas, y eran millones de dólares que no se podía seguir su huella”, sostuvo Eigen para explicar la creación del proyecto de Transparencia de la Industria Extractiva (EITI).

El abogado de nacionalidad alemana agregó que “solo Noruega estuvo presente desde el comienzo, luego se integraron UK y Estados Unidos. Hoy lo integran más de 40 países. La mayoría de ellos sabe que trabajamos para que sus recursos no sean desperdiciados y así cuidamos sus intereses”.

El objetivo de EITI es transparentar las operaciones de la industria extractiva desde el punto de producción, pasando por el modo en que los ingresos siguen su camino hacia el gobierno, y hasta cómo benefician al público en general. De esta forma se busca promover un estándar global para una gestión abierta y responsable de los recursos petroleros, gasíferos y mineros.

Óscar Landerretche, presidente del directorio de Codelco, se mostró favorable a que Chile se adhiera a esta iniciativa.

“La minería es el único sector de la gran economía global donde Chile tiene una posición de liderazgo real, por lo que sumarse a estos estándares de transparencia significaría una señal de avance importante de la agenda de transparencia internacional. Además, nos aportaría credibilidad social en un clima de desconfianza creciente”, aseguró Landerretche.

En la misma línea, Joaquín Villarino, presidente del Consejo Minero, agregó que “no podemos mantenernos impávidos ante este clima de desconfianza institucional y falta de credibilidad social. Además, nuestra reputación en corrupción viene cayendo en los rankings internacionales. Ante este nuevo escenario, sumarnos a EITI le aportaría a nuestra industria mejor reputación, validación y viabilidad”.

Por su parte, María Eliana Arntz, directora de la Fundación Casa de la Paz, se mostró escéptica, afirmando que “es cierto que nos va a servir para cotejar fácilmente los pagos que hacen las empresas y lo que recibe el Estado, pero creo que es importante poner el ojo en si nos va a permitir conocer la huella de esos recursos. Conocer cómo el Estado los invierte y cómo los pone en disposición de la sociedad”.

Además, la ex jefa de Participación Ciudadana de la extinta CONAMA, sentenció que “las comunidades donde se radican los proyectos están teniendo problemas y no hemos discutido el mecanismo de cómo esos recursos efectivamente benefician a los que reciben los impactos más significativos”.

A lo que Eigen respondió afirmando que “ese escepticismo también lo tuvimos en otros países, por ejemplo en Alemania. Pero en Alemania entendieron que pueden aprovechar esta iniciativa porque cada país que participa puede configurarse de acuerdo a lo que entrega el reporte” y que dentro de los países mimebros del EITI “hay un compromiso de aceptar el diálogo con la sociedad civil”.