“Sobre las AFP”

Para tener un diálogo serio y responsable ante un tema tan relevante para todos los chilenos, es necesario que no se elija de manera tan selectiva y conveniente la información disponible en encuestas.

13-05-2017

*Carta a diario El Mercurio el sábado 13 de mayo de 2017

Señor Director:

El pasado miércoles 10 de mayo, en respuesta a una columna escrita por la economista Andrea Repetto respecto de la legitimidad del sistema de pensiones, Cristián Rodríguez, gerente general de AFP Habitat, señaló en una carta a este medio que “las últimas encuestas de Cadem y Criteria ratifican que más del 50% quiere que la mayor cotización vaya íntegramente a su cuenta individual, y ante la pregunta de quién prefiere que lo administre (la AFP gratis, o una entidad estatal creada para esto), más del 50% respondió que la AFP”.

Para tener un diálogo serio y responsable ante un tema tan relevante para todos los chilenos, es necesario que no se elija de manera tan selectiva y conveniente la información disponible en encuestas. Si bien es cierto que en la encuesta Cadem un 54% de los encuestados opinó que la cotización adicional debería ir íntegramente a cuentas individuales, cuando se les consultó respecto de quién debería administrar el financiamiento adicional, un 29% se inclinó por un servicio público del Estado, un 25% por una nueva AFP estatal, un 22% por una institución privada distinta a las AFP, y solo un 16% por las AFP sin cobro de comisión extra. Así, no es cierto que más del 50% respondió que quiere que las AFP administren gratis el 5% extra de cotizaciones. Por el contrario, más de la mitad de los encuestados manifestó preferir entidades del Estado para realizar dicha tarea.

Como muestra un documento publicado la semana pasada por Espacio Público, la preferencia por más Estado en el sistema de pensiones se confirma al analizar otras encuestas, como por ejemplo la Encuesta de Opinión y Percepción del Sistema de Pensiones en Chile (realizada por la Comisión Bravo), la última ronda de la Encuesta de Protección Social o la Encuesta de Desarrollo Humano (realizada por el PNUD). En cambio, la preferencia por cuentas individuales que, según Rodríguez, “ratifica” la encuesta Cadem, no es consistente con otros datos disponibles. A modo de ejemplo, en la última encuesta CEP, un 51% estuvo de acuerdo con que “todos deberían tener una pensión parecida, financiada principalmente con las cotizaciones de todos”, mientras que solo un 42% estuvo de acuerdo con que “las pensiones deberían depender principalmente de las cotizaciones y ahorro de cada persona”.

Las encuestas proporcionan información valiosa para la discusión previsional que estamos teniendo como país. Sin embargo, usarla de manera selectiva y conveniente solo contribuye a alejarnos de tener un debate riguroso al respecto.

Disponible en El Mercurio