“Sobre las primarias”

03-05-2016

El año pasado el Gobierno junto con el Congreso realizaron un esfuerzo para aprobar leyes más estrictas en términos de financiamiento de campañas, su fiscalización y sanciones.

 

Estos días se ha vivido la primera diferencia de opinión entre el Servel y algunos partidos políticos. Si bien no alegra ver estas discusiones, es un indicio que este organismo al que se le acaba de reconocer su autonomía constitucional efectivamente está tomando un rol preponderante e independiente y está dispuesto a enfrentarse a los partidos cuando es necesario.

El tema de la discusión: la posible inscripción de la Nueva Mayoría para primarias legales de alcaldes y concejales. En caso de que no logre inscribir sus pactos, anunció que realizará primarias convencionales y no legales. ¿Qué significa esto? Que no se regirán por las leyes, lo cual traerá varias implicancias: no habrá fiscalización de su resultado por el Servel, no habrá financiamiento público para realizarlas, no podrán acceder los partidos a los padrones de electores para convocar primarias amplias y no podrán realizar campaña ni desplegar propaganda electoral.

Esto último no es menor, pues implica que los candidatos/as a primarias convencionales no podrán gastar recursos en propaganda electoral ni contratar brigadistas, poner carteles o avisaje en medios de comunicación. Esto preocupa por varias razones. La primera, será muy difícil que se den a conocer a la ciudadanía cuando no están actualmente en cargos públicos, beneficiando a alcaldes y concejales que se repostulan. Además, es difícil creer que no gastarán un peso en campaña y, al no estar regidos por las normas, no tienen obligaciones de reportar sus donantes, ingresos ni gastos, como tampoco tendrán fiscalización del Servel.

El año pasado el Gobierno junto con el Congreso realizaron un esfuerzo para aprobar leyes más estrictas en términos de financiamiento de campañas, su fiscalización y sanciones. Sin embargo, si tenemos primarias convencionales estas normas son más fáciles de eludir.

Esperemos que se resuelva pronto qué va a suceder y que esto no implique una vulneración de las normas de financiamiento que aplican para todos los candidatos.

Disponible en La Hora.