“Un efectivo control en línea”

La conversación en torno a la reciente publicación de las declaraciones de patrimonio e intereses ha tendido a la cuantía y particularidades de sus bienes, existiendo todavía importantes ámbitos que pueden ser explorados.

07-04-2017

La conversación en torno a la reciente publicación de las declaraciones de patrimonio e intereses ha tendido a la cuantía y particularidades de sus bienes, existiendo todavía importantes ámbitos que pueden ser explorados. ¿Qué autoridades son dueños de empresas que tienen contratos con el Estado? ¿Qué autoridades se han visto expuestas, o se verán en el futuro, a tomar decisiones que afectarán sus intereses personales? ¿Quiénes perdieron la oportunidad de declarar negocios de sus familiares directos, por los que tarde o temprano se verán cuestionados en el ejercicio de su cargo? ¿Qué autoridades aún no cumplen con el deber de realizar su declaración de patrimonio e intereses? Muchas de estas preguntas irán encontrando respuestas con el correr del tiempo, cuando el alto estándar de transparencia que esta nueva normativa implica redunde en un efectivo control “en línea” de potenciales conflictos de intereses y de súbito enriquecimiento ilícito de funcionarios o autoridades. La Ley de Probidad tiene una de las más altas calificaciones que ha dado el observatorioanticorrupcion.cl a las medidas de la agenda de probidad, por lo que con seguridad se asentará como una efectiva herramienta de control de la corrupción y de los conflictos de intereses.

Disponible en La Segunda