“¿Y la agenda de probidad?”

Aún hay pendientes relevantes, como regular la puerta giratoria entre el sector público y el privado, subir las penas por delitos de corrupción y mejorar los estándares de transparencia en el Congreso.

25-04-2017

Hace dos años, la ‘Comisión Engel’ le entregaba a la Presidenta un informe con 248 medidas para avanzar hacia un país más transparente y democrático. A la fecha, el observatorioanticorrupcion.cl calcula un avance del 62% y evalúa con una nota 4.4 la calidad de las medidas adoptadas. Hay varias cosas que se pueden destacar:

Primero, la ‘Comisión Engel’ estuvo conformada por personalidades de distintas tendencias políticas, por lo que el grueso de las propuestas que se entregaron son portadoras de una visión centrada en el bien común que gozan de amplio consenso.

Segundo, pese a ciertas resistencias que en principio hubo sobre algunas medidas, como la prohibición del financiamiento electoral por parte de empresas o el refichaje, poco a poco los tomadores de decisiones han ido comprometiéndose con el avance y con la importancia que tienen estas medidas para revertir la crisis de confianza que vivimos.

Tercero, esta no es la primera vez que en Chile una comisión entrega a las autoridades un paquete de reformas en estos temas. Sucedió también en 1994, después del Davilazo, y el 2006, después de una serie de escándalos de corrupción. La novedad ahora es que la sociedad civil ha tenido un rol activo en la promoción de esta agenda, presionando y participando del debate público para lograr que las propuestas se transformen en mejoras concretas. Esto es indicador de una democracia con mayores grados de madurez, diálogo y espacios de participación.

Por último, aún hay pendientes relevantes, como regular la puerta giratoria entre el sector público y el privado, subir las penas por delitos de corrupción y mejorar los estándares de transparencia en el Congreso. El paso del tiempo no debe disminuir el ímpetu que la realización de estas reformas exige.

Disponible en La Hora