«Control preventivo de identidad»

«El sentimiento ciudadano debiera ser de indignación y decepción. Indignación, ya que parece que en materia de seguridad instalamos definitivamente la idea de que no vale la pena legislar basado en evidencia, sino en sensaciones y prejuicios»

14-09-2019

Sorprendente resulta la molestia del diputado Desbordes y otros de Renovación Nacional, debido a que el proyecto que amplía el control preventivo de identidad se aprobó en la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados solo a partir de los 16 años y no de 14 como ellos esperaban. Su enojo nacería debido a que no habría antecedentes que justifiquen que Carabineros no está en condiciones de hacer tales controles desde esa edad. Siguiendo esta lógica, aún más molestos debieran estar estos diputados, ya que el proyecto aprobado en su conjunto contradice toda la evidencia disponible en Chile y en el ámbito comparado, que indica que estos controles no son medidas eficaces para la prevención y disminución de la delincuencia y sí, en cambio, pueden generar severos conflictos con derechos fundamentales y un fuerte deterioro de las relaciones de las policías con la comunidad, entre otros.

El sentimiento ciudadano debiera ser de indignación y decepción. Indignación, ya que parece que en materia de seguridad instalamos definitivamente la idea de que no vale la pena legislar basado en evidencia, sino en sensaciones y prejuicios. Decepción, ya que parece que para muchos diputados no es valioso trabajar en herramientas que con fundamento técnico permitan resolver en serio los problemas que aquejan al país en la materia; para ellos, basta ofrecer pseudosoluciones que generan la falsa ilusión de que algo se hace en el tema. Esperemos que esto se revierta en lo que queda de la tramitación legislativa.

Disponible en La Tercera