Expertos debaten sobre principios que debe cumplir próxima reforma de pensiones

17-08-2017

Aumentar el monto de las pensiones actuales y futuras; incorporar elementos que refuercen el carácter de seguridad social del sistema; contar con legitimidad ciudadana; y otorgar un mayor rol al Estado, son los principios que propone el informe sobre pensiones de Espacio Público.

El jueves 17 de agosto en el Centro Cultural Estación Mapocho, Espacio Público presentó su informe “Principios para una reforma al sistema de pensiones” –elaborado por Eduardo Engel, Eduardo Fajnzylber, Patricio Fernández, Sebastián Gray, Andrea Repetto y Damián Vergara– que realiza un acabado diagnóstico del actual sistema previsional y propone cuatro principios normativos que debe cumplir la próxima reforma “para que sea eficiente, rigurosa y cuente con aceptación ciudadana”.

El encargado de presentar el informe fue el economista Eduardo Fajnzylber, miembro de la red de Espacio Público, quien detalló tres grandes nudos en el actual sistema: pensiones insuficientes; escasa seguridad social; y baja legitimidad.

“En base a nuestro diagnóstico, el informe propone cuatro principios que deben guiar cualquier reforma previsional que pretenda solucionar los problemas: aumentar el monto de las pensiones actuales y futuras; incorporar elementos que refuercen el carácter de seguridad social del sistema; contar con legitimidad ciudadana; y otorgar un mayor rol al Estado”, aseguró Fajnzylber.

Tras la presentación, se abrió un panel de discusión moderado por la directora de Espacio Público, Andrea Repetto, donde expertos debatieron las distintas propuestas de reforma que se han presentado –incluida la del Gobierno- y los principios propuestos por Espacio Público.

Sebastián Gray, director de Espacio Público y coautor del informe, afirmó que “cuando comenzó el actual sistema de AFPs se hicieron promesas que a todas luces no se han cumplido. Eso ha generado un creciente malestar social del que es fundamental hacerse cargo. Por eso, tenemos la convicción de que una reforma previsional debe tener viabilidad social y no solo técnica”.

Uno de los principales problemas del actual sistema de pensiones diagnosticados en el informe son los bajos montos de las jubilaciones. Augusto Iglesias, actual coordinador del equipo programático de pensiones de Sebastián Piñera, aseguró que “el problema previsional no sólo se mejora aumentando las pensiones. Hay que abarcar aspectos como salud, transporte, trabajo e integración social del adulto mayor. Es un problema integral que no sólo depende de las pensiones”.

La necesidad de reforzar el carácter de seguridad social del sistema es otro de los principios mencionados en el informe, ya que bajo el esquema actual los trabajadores asumen todo el riesgo de experimentar lagunas previsionales. Al respecto, Iglesias comentó que “estoy en minoría en este panel, porque yo sí creo que nuestro actual sistema es de seguridad social”.

Para Andras Uthoff, miembro de la Comisión Bravo, “el actual sistema se salta el principio básico de la solidaridad, que se corrigió en parte con el Pilar Solidario. El modelo previsional debe ser pensado bajo la lógica de seguridad social y no solo económica, como ha sido hasta ahora”.

Alguno de los factores que determinan el descontento ciudadano según el informe son el mantenimiento de un sistema paralelo para las FF.AA.;  la sensación de engaño y de abuso; y la sensación de pérdida de poder en el manejo de los fondos por parte de los pensionados. Para el asesor del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, Cristóbal Huneeus, “solucionar el problema de legitimidad es muy difícil, pero eso no sólo depende de lo que haga el Gobierno, sino que también las AFP y sus dueños”.

Por su parte, Marco Kremerman, investigador de la Fundación Sol, demostró escepticismo frente a las propuestas de reforma previsional del Gobierno y Sebastián Piñera, comentando que eventualmente “dichas propuestas de reforma a las AFP pueden transformarse en una nueva promesa a lo José Piñera, ya que se sustentan en tasas de rentabilidad que en las últimas décadas han demostrado una clara tendencia a la baja”.