Especialistas en Salud Pública abordan preocupante situación en Chile de las enfermedades no transmisibles

20-10-2016

Aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles, como la hipertensión o la diabetes, preocupa a expertos, quienes debatieron en un foro de Espacio Público sobre sus negativas implicancias, tanto para la calidad de vida de las personas como para el Estado.

En Chile, como en el resto del mundo, existe una preocupación por el aumento de las enfermedades crónicas no transmisibles debido al fuerte impacto que ocasionan en la calidad de vida de las personas y la mortalidad, así como también los altos costos que implican para el Estado.

Con el objetivo de conversar sobre la situación actual de este tipo de patologías en Chile, las principales políticas públicas orientadas a prevenirlas y los desafíos que tenemos por delante, Espacio Público realizó este miércoles el foro “Enfermedades no transmisibles en Chile: en qué estamos y hacia dónde vamos”, el cual fue moderado por Fabián Duarte

El panel de discusión, que fue moderado por el director de Espacio Público Fabián Duarte, contó con la participación de Catterina Ferreccio, académica de la División de Salud Pública de la U. Católica y Subdirectora del Centro de Estudios Avanzados de Enfermedades Crónicas (ACCDiS); Carolina Nazzal, Jefa del Programa de Epidemiología de la U. de Chile; Magdalena Walbaum, asesora del departamento de Enfermedades no Transmisibles del Minsal; y Manuel Inostroza, ex Superintendente de Salud, académico de la UNAB y director de Espacio Público.

Los argumentos de los especialistas

Catterina Ferreccio destacó la importancia de generar políticas públicas que ayuden a las personas a tener estilos de vida más saludables.

“La gente ya sabe que es bueno hacer deporte y comer frutas y verduras, pero no se cambian las costumbres de las personas si no cambias su entorno a través de políticas públicas. Estas tienen que generar las condiciones para que las personas puedan optar por estilos de vida saludable”, sostuvo la académica.

En ese sentido, Ferreccio destacó la ley de etiquetado de alimentos: “Es lo mejor que ha pasado en Chile junto con subir los impuestos al tabaco. Esas son barreras que funcionan. Pero hay que seguir perfeccionando las leyes. Por ejemplo, hay empresas que le bajan la azúcar a sus productos para que no tengan el etiquetado, pero lo reemplazan con edulcorantes, que no son saludables”.

Por su parte, Carolina Nazzal puso énfasis en la importancia de educar a la población para prevenir enfermedades no transmisibles como la hipertensión, la diabetes y el cáncer.

“Hay que fortalecer la atención primaria y complementarlo con educación muy enfocada en las mujeres, porque son ellas las agentes de cambio en estos temas ya que educan a los niños. En otras palabras, son las mujeres las que aún, de forma predominante, deciden lo que se come en las casas. Por lo mismo, se le deben dar herramientas para implementar medidas de prevención de estas enfermedades en su núcleo familiar”, aseguró Nazzal.

Magdalena Walbaum, como parte del equipo del Ministerio de Salud, explicó cómo aborda el Gobierno la prevención de este tipo de patologías.

“Estamos dando énfasis a las cápsulas educativas y trabajo en terreno con talleres. La idea es potenciar la modalidad de talleres entre pares, es decir, que personas con las mismas patologías puedan trabajar en conjunto para apoyarse mutuamente”, explicó   Walbaum.

Manuel Inostroza planteó la necesidad de “despolitizar” el trabajo de organismos como el MinSal, ISP y Superintendencia de Salud.

“Hay que fortalecer la capacidad técnica de esos organismos. Hoy, políticamente lo que más vende es prometer construcción de hospitales, y así lo exige la ciudadanía, pero eso va en contra de todo el aspecto técnico y teórico de la salud pública enfocada en promover estilos de vida saludables”.

*Presentación de Catterina Ferreccio: enf_cronicas_cf-octubre-19-2016