Expertos coinciden en necesidad de abordar brechas en educación y empleo, en side event de foro de la CEPAL

23-04-2019

¿Está América Latina maximizando las sinergias entre educación y empleo decente? Fue la pregunta que dio origen al evento paralelo de la CEPAL organizado por Southern Voice, la Fundación de Naciones Unidas y Espacio Público, cuyo objetivo fue visibilizar y discutir sobre los vínculos entre educación y trabajo decente, y sus implicaciones en América Latina.

En el panel, nuestra investigadora, Camila Arroyo, presentó los principales resultados dellibro “Millennials en América Latina y el Caribe: ¿Trabajar o estudiar?”, realizado en conjunto con el BID y IDRC y que fue lanzado en Chile en diciembre del año pasado.

Respecto a la situación laboral y educacional de los jóvenes en el país, Arroyo afirmó que “quienes muestran mayor frustración y condiciones de riesgo son justamente aquellos jóvenes que estudian y trabajan, lo que da cuenta de que tienen ganas de surgir, pero no cuentan con un contexto que los apoye”. “Los jóvenes vulnerables (mal llamados Nini, porque se les estigmatiza) son preferentemente mujeres que se quedan en casa, haciendo labores del hogar o cuidando a familiares. No son jóvenes desocupados”, enfatizó la investigadora en su presentación.

También explicó que en Chile “Hay deudas respecto al acceso de desarrollo de habilidades, calidad y pertinencia en el desarrollo de esas habilidades y la orientación de información laboral hacia nuestros jóvenes”.

En el evento también se presentaron los hallazgos de dos investigaciones sobre brechas educativas y mercados laborales en Bolivia (Fundación ARU) y Perú (GRADE), las que se llevaron a cabo en el marco del proyecto ‘State of the SDGs’ (Estado de los ODS) de Southern Voice.

Respecto a la situación en Perú, la investigadora principal de GRADE, Lorena Alcázar, afirmó que el país vecino “tiene altas tasas de informalidad y eso presenta grandes desafíos para lograr una educación de calidad y empleo decente”. “Las vulnerabilidades de los jóvenes son multifactoriales. No solo es la educación, sino que la exclusión también se da por factores como ser indígena y ser mujer”, agregó Alcázar.

En tanto, el cofundador de la Fundación ARU de Bolivia, Werner Hernani-Limarino,  afirmó que en el contexto boliviano “se cree que la educación es la bala de plata para resolver múltiples problemas. Pero ir a la escuela no garantiza para nada terminar en un empleo decente. Hay un contexto institucional que lo condiciona”.

Este evento paralelo CEPAL se inserta en el contexto de la evaluación del Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible 2019.

Descarga acá las presentaciones del panel: