«¿Mayor gasto sin mayor recaudación?»

«Chile debe cuidar y mantener finanzas públicas sanas; para ello se debe comenzar por reconocer que el espacio fiscal que permitiría absorber gastos permanentes sin aumentos de impuestos ya se agotó».

04-12-2019

Algunos columnistas y líderes políticos han enfatizado en la necesidad de aumentar la deuda pública de manera significativa para financiar la reactivación económica y la agenda social, sin hacer referencia a un necesario aumento en la recaudación tributaria.

Se justifica elevar la deuda cuando el aumento en el gasto fiscal es transitorio. Este es el caso del programa de reactivación anunciado por el Gobierno. Sin embargo, para solventar una agenda social que se haga cargo de los problemas en pensiones, salud y educación, y más en general de la vulnerabilidad en que viven muchas familias, se necesita de gastos permanentes. Estos deben ser financiados con una combinación de aumento en los ingresos y reducción de otros gastos.

Tal como lo ha demostrado la experiencia reciente de gobiernos de distinto color político, reasignar gasto no es fácil. Tal vez, esta sea una buena oportunidad para lograrlo. Aun así, dada la envergadura de las legítimas demandas sociales, seguramente una racionalización de gastos no será suficiente y se requerirá de un aumento en la recaudación para financiarlas.

Afortunadamente, el país tiene una situación fiscal que le permite ser expansivo en un momento de crisis como el actual. Sin embargo, Chile debe cuidar y mantener finanzas públicas sanas; para ello se debe comenzar por reconocer que el espacio fiscal que permitiría absorber gastos permanentes sin aumentos de impuestos ya se agotó.

Disponible en El Mercurio